Para la receta de la semana he hecho quinoa inflada con una sorpresa que encontrarás al final del artículo. :p

Pero antes te quiero hablar un poco sobre la quinoa inflada.

La quinoa inflada

Antes de todo, no te pienses que obtendrás los granos inflados como vemos en el supermercado. Los inflan con vacío. Pero la quinoa inflada casera está buenísima, le da un toque más ligero y la textura es totalmente diferente.

En realidad, la quinoa inflada se volverá un poquito más grande (igual ni lo percibes), pero será mucho más crujiente y tendrá el sabor más a nuez.

Es como hacer palomitas de maíz y una alternativa a estas.

Antes de todo debes seguir los siguientes pasos:

Preparar las semillas

La quinoa contienen saponinas (vendría a ser la defensa química contra los insectos y animales que se la comen), dándole un fuerte sabor amargo.

La mayoría de la quinoa cultivada comercialmente viene prelavado, pero por si acaso ponla a remojo y límpiala. O pruébala sin lavar y verás si está amarga o no. A mí a veces me sale amarga y a veces no. Depende de la marca.

Una vez lavada, para enjuagarla utiliza un colador. Ponla en una bandeja del horno cubierta de papel vegetal y deja que se seque durante toda la noche.

Inflar la quinoa

Como te he dicho anteriormente, es como hacer palomitas de maíz. Hay muchas formas de hacer palomitas de maíz.

Mi versión de la quinoa inflada es en una olla calentada a fuego mediano. La he inflado en seco, pero puedes inflarla con una cucharadita de aceite vegetal (como en las palomitas).

A continuación cubre la olla y ve moviéndola para que no se pegue. Verás y notarás que las semillas explotan (no ta vigorosamente como las palomitas de maíz, pero es que el grano es mucho más pequeño ;))

Y por último déjala enfriar.

He utilizado diferentes tipos de quinoa (blanca y negra). No es que los granos más oscuros estén quemados :p

Es la primera vez que hago quinoa y está buenísima. Me encanta la textura y me encanta su sabor. El otro día hablando con una seguidora del blog, me preguntó alternativas a los cereales de por la mañana y me habló de la quinoa inflada. Pues aquí está la receta 😉

Puedes utilizarla para un montón de recetas, para el desayuno, para la comida, para la merienda y para la cena. Échale imaginación

Pero he querido hacer algo más dulce, porque hoy me apetecía algo dulce pero sano.

INTRODUCE TU EMAIL

para poder seguir leyendo 🙂

Y recibe GRATIS nuestro bonus 7 Acciones Indispensables para encontrar tu salud


Si ya tienes nuestro Ebook, introduce igualmente el email para leer el artículo completo, no lo recibirás de nuevo

No nos gustan los spams: Tu Email nunca será cedido ni vendido. Puedes ver el aviso legal. Y puedes darte de baja en todo momento. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad


Así que he hecho barritas de chocolate con quinoa inflado. Muy fit

Las personas que han leído este artículo han leído también:   RECETA de TruFITas energéticas

Receta de barritas de quinoa de chocolate con quinoa inflado

Ingredientes

  • 80 g de quinoa inflada
  • 80 g de almendras en polvo molidas
  • 50 g de puré de almendras
  • 50 g de pepitas de chocolate al 70 %
  • 150 g de chocolate en polvo 100% puro y leche de almendras (la proporción a tu gusto: yo he puesto 45 g de chocolate y 105 g de leche de almendras).

Preparación

  • Tostar las almendras y romperlas en trocitos pequeños.
  • Preparar un puré de almendras con almendras crudas trituradas y un poquito de agua
  • Mezclar la leche y el chocolate y calentarlo. Una vez caliente añadirle el puré de almendras.
  • Mezclarlo todo en un bol. Y como ya sabrás utilizo mucho los aceites esenciales de Young Living para cocinar (puedes seguirme en el Instagram @missesencial o en mi página web: missesencial.com) he añadido 2 gotas de aceite esencial de menta.

    • Esparcir la preparación en un cuadrado y déjala en la nevera mínimo 1 hora (si aguantas 😉 , debes aguantar para que se endurezca :))
    • Lo que le da el toque es el aceite esencial de menta. Qué frescor y qué delicia.

    Va genial después de una sesión de entrenamiento o de deporte intenso. O para cuando te sale algún antojo… 😉

    Pruébala y me cuentas. 😉

    ¡Comparte el artículo!
    •  
    •  
    •  
    •  
    •   
    • 5
      Shares

    Leave a Reply

    Your email address will not be published.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.